PerrosLadran.net

Esta página es parte de la sección El Perro Del Vecino del sitio perrosladran.net


Ir al índice del artículo

Regresar a la sección cuatro del artículo


Sección 5 de 7:
Cómo convencer a tu vecino para que calle a su perro


Arreglándotelas con Dueños Maliciosos y Tercos

Un verdadero dueño patológico casi nunca va a adoptar una postura que te obligue a ser agresivo con él, aunque quiere que todo el vecindario piense eso. Te va a menospreciar, insultar y va a hacer todo lo que se le ocurra para enojarte, incitarte y meterte en una batalla personal. Eso es lo que quiere, eso es lo que busca.

Recuerda que si tú respondes agresivamente con él, vas a estar en desventaja. No va a tomar mucho tiempo para que la cosa se ponga tan fea que terceras personas se envuelvan en el pleito, por ejemplo la policía, estos usualmente se quedan desconcertados porque no saben si el problema es un dueño de un perro que está siendo victima de su vecino o dos vecinos de carácter fuerte que pelean por razones indefinidas.

No olvides, es muy importante que te mantengas en calma y respetuoso. No dejes que tu vecino te atraiga al círculo vicioso de hostilidad al que quiere meterte. Si lo provocas, aunque sea una vez, lo va a recordar y lo va a tomar como evidencia de que el problema es que tú lo odias.

Con eso en mente no lo amenaces ni le grites, no lo insultes o le digas groserías, no dañes su propiedad y sobre todo no lastimes al perro. Si no haces ninguna de esas cosas vas a quitarle la posibilidad de acusarte de que solo tienes algo en contra de él. Concentrarte en arreglártelas con él.

El dueño malicioso e irresponsable ha creado una situación en la cual no puedes dormir en tu propia casa sin antes hacer arreglos. Si algún miembro de tu familia quiere tomar una siesta, habla por teléfono con el vecino o ve personalmente si es necesario y pídele que meta al perro hasta que la siesta de tu familiar se termine. Si necesitas estudiar, trabajar, pensar, relajarte, irte a dormir o hacer una llamada importante, lo que sea, ve y solicítale que mantenga al perro callado hasta que termines de hacer lo que sea que quieras hacer. Después de todo él ha creado la situación en la cual no puedes hacer nada en tu casa sin antes hacer arreglos con él. Tienes derecho a hablarle por teléfono o ir a su casa personalmente a solicitarle cosas porque te ha forzado. No importa si no hace lo que le pides, ten paciencia y mantente persistiendo. Esa es la clave para hacer que un vecino necio entre a los estándares de la decencia humana.


Ir a la sección Seis del artículo

Ir al índice del artículo


Esta página es parte de la sección El Perro Del Vecino del sitio perrosladran.net