PerrosLadran.net

Esta página es parte de las secciones Daños y Noticias Generales del sitio
of the Noticias de perros ladran y perrosladran.net


Salud y Bienestar se ponen en riesgo

Al incrementar el ruido aumenta el peligro
Ruidos estrepitosos constantes estresan pacientes y personal médico.

latimes.com: Health
Escrito por: Marianne Szegedy-Maszak, Special to The Times ­ Noviembre 28, 2005

Incluso Florence Nightingale pensaba que todo el ruido de los hospitales era dañino. "Ruido innecesario es la forma de abuso más cruel cuando se trata de enfermos o sanos", escribe en su libro "Notas sobre Enfermería" escrito en 1859.

Los hospitales Victorianos ahora son museos, pero un estudio ha mostrado que las observaciones de Nightingale son precisas incluso para los hospitales modernos. Los niveles de ruido en hospitales han incrementado en las últimas cinco décadas y con ello ha incrementado también el sufrimiento de los pacientes y personal médico.

Investigadores de la Universidad Johns Hopkins estudiaron el problema de ruido en hospitales y descubrieron que una versión contemporánea de "abuso cruel" se traduce en trabajadores estresados lo cual hace que el riesgo de errores incremente a causa de instrucciones que no son escuchadas, también puede interferir con la recuperación y curación de los enfermos.

En adición a estos problemas se han encontrado resultados de otros dos estudios recientes que enlazan el ruido excesivo con un incremento en el riesgo de ataques cardiacos y presión arterial elevada. Con esto nuestro problema de ruido se puede ver como un problema serio de salud publica.

El estudio se inicio cuando un vicepresidente del Hospital Johns Hopkins en Baltimore le pidió a Eileen Busch-Vishniac y James West ­ quienes no son doctores sino expertos en acústica- que evaluaran los niveles de ruido en la sección de Pediatría en la unidad de cuidado intensivo, y que hicieran recomendaciones para resolver el asunto.

Sus investigaciones dieron como resultado el estudio de los niveles de ruido en todo el hospital. El equipo hizo mediciones de los sonidos de 24 horas de cada área, incluyendo los cuartos de operaciones y las salas de espera y desarrollaron una " fotografía de sonido" del ambiente.

La fotografía fue ensordecedora. Los investigadores de Johns Hopkins realizaron primero un análisis de investigaciones previas en la materia y descubrieron que en 1995 la Organización mundial de la Salud envió escritos sobre las pautas a seguir referentes a ruido en los hospitales. En este escrito se puso que lo recomendable son niveles de ruido de 35 decibeles en los cuartos de los pacientes. Los investigadores se dieron cuenta de que muy pocos hospitales logran ese nivel de paz.

Johns Hopkins era consistente con el promedio de niveles de ruido de la mayoría de los hospitales, los cuales han incrementado dramáticamente desde 1960, de 57 decibeles a 72 y los ruidos nocturnos han incrementado de 42 decibeles a 60.

Busch-Vishniac, un profesor de ingeniería mecánica en Hopkins, señala que el problema es una epidemia "No importa si estas en Islamabad, Atenas, Nairobi o en E. U., encontramos las mismas medidas de sonido en todos lados" dice.

¿Pero de donde viene todo este clamor?

Los investigadores iniciaron en la unidad Pedriática ICU. Cada cama estaba rodeada de instrumentos que producen sonidos intermitentes, golpean o disparan alarmas de emergencia. Sobre esto se encuentra el sonido de los doctores y enfermeras siendo llamados por el altavoz, pacientes, familiares, órdenes, todos tratando de hablar un poco fuerte para ser escuchados.

Busch-Vishniac describe el fenómeno como el "efecto de la fiesta de cocktail" en la cual todo mundo habla un poco más fuerte para ser escuchado sobre el nivel de ruido en el que están rodeados.

Su colega West, profesor de ingeniería eléctrica y computacional dice que este proceso de hablar un poco más fuerte es muy cansado para quien habla y para quien escucha. "Tener que hablar más fuerte y tener que poner más atención al que habla es considerada una de las razones por la que los miembros de los equipos médicos de los hospitales sufren de fatiga", dice.

La Presión arterial se eleva

Los pacientes que desean una noche decente de sueño sufren también. Incluso aunque poca gente está en el hospital durante la noche, la combinación de sistemas de ventilación, instrumentos electrónicos y alarmas hacen del hospital un centro comercial de 24 horas y no un lugar silencioso donde la gente puede recuperarse.

Los riesgos de salud debidos al ruido son serios y específicos y fueron examinados en otros estudios publicados este mes. Un estudio de la Universidad de Michigan en los archivos de Salud ambiental sugiere que trabajar en lugares ruidosos incrementa los niveles de presión arterial. Otro estudio, el cual envuelve más de 4,000 pacientes cardiacos, enlaza la exposición a ruido crónico y el incremento de ataques cardiacos. Este estudio fue publicado en el Jornal de Corazón Europeo.

En el estudio referente a presión arterial, los investigadores de Michigan estudiaron trabajadores de una fábrica ensambladora de autos y checaron los diferentes tipos de ruido en la fábrica. Ruido continuo o "usual" fue grabado entre 42 y 103 decibeles. Ruido elevado estaba entre 46 y 124 decibeles y ruidos severos estuvieron entre 113 y 145 decibeles.

Los investigadores dieron a los trabajadores monitores móviles que tomaron su presión arterial cada 10 minutos y grabaron los niveles de ruido de cada minuto durante el día.

Cada vez que el promedio de exposición de ruido incrementaba en 10 decibeles, la presión arterial sistólica subía un promedio de 2 milímetros de mercurio. Cuando el ruido incrementaba en 13 decibeles la presión diastólica se incrementó un promedio de 2 milímetros.

El estudio Europeo envolvió los 32 hospitales de Berlín entre 1998 y 2001, y fue diseñado para encontrar un enlace entre las molestias causadas por ruidos crónicos y sus efectos en ataques cardiacos, en hombres y mujeres.

Cuando el cuerpo experimenta molestias ocurre un esquema de cambios psicológicos, por ejemplo incremento en los niveles de adrenalina y noradrenalina, lo cuales están asociados a incremento en la presión arterial y en respuestas inflamatorias la cuales implican enfermedades de Corazón y ataques. Si el ruido dispara esas respuestas puede ser considerado un riesgo real y un factor para problemas cardiacos.

El equipo descubrió que el ruido del ambiente en general, como el tráfico o aviones afecta a ambos sexos e incrementan el riesgo de ataques cardiacos cerca de 50% en los hombres y 75% en las mujeres.

Y también está el lugar de trabajo. Este fue un problema para los hombres, incrementando el riesgo en una tercera parte pero no pareció afectar a las mujeres en absoluto.

Pasillos silenciosos

Los investigadores de la Johns Hopkins decidieron usar soluciones sofisticadas para el problema del hospital. Se dieron cuenta de que el hospital no tiene techos acústicos, el cual puede almacenar organismos infecciosos. Encontraron un substituto: fibra de vidrio envuelta en una fabrica antibacterial dio como resultado un absorbente de sonidos el cual pegaron al techo y a las paredes de la unidad Oncológica, de esta forma amortiguaron sonidos que usualmente saltaban libres en el área.

Para bajar el sonido de las llamadas por altavoz se le dio a la unidad de Pediatría pequeños comunicadores personales. El sistema corta la frecuencia de llamadas por altavoz de una cada minuto a una cada hora.

La solución más simple sin embargo puede ser decididamente una que incluso hasta Florence Nightingale hubiese recomendado.

"Si vas al hospital", dice Busch-Vishniac, "Te recomiendo usar tapones para los oídos."


Esta página es parte de las secciones Daños y Noticias Generales del sitio
of the Noticias de perros ladran y perrosladran.net