PerrosLadran.net

Esta página es parte de la sección Daños del sitio perrosladran.net


Ir al índice de este artículo

Regresar a la sección dos del artículo


Sección Tres de cuatro:
Porqué ser expuesto a Ladridos Crónicos es tan molesto


Imposición de un cambio en la Calidad de vida esencial

Piensa en todos los shows de la televisión y películas que han sido producidas. Si las sumas seguramente son un número enorme, sin embargo nunca ha habido una producción que tenga una historia sobre un perro que ladra constantemente durante toda la película. En un grado amplio las producciones teatrales son un espejo para la vida real. Incluso algunos de estos reflejan eventos de la vida diaria, pero no hay ninguna que muestre perros que ladran continuamente durante una escena. El único show de la televisión que ha tenido perros ladrando frecuentemente en las calles es COPS, esto es porque toman las cámaras y las llevan a las calles para grabar eventos tal y como ocurren.

Dado que los ladridos crónicos son un elemento común en nuestra vida, ¿no parece extraño que sean totalmente excluidos de la pantalla?, no deberían ser excluidos y hay muchas razones por las que los perros nunca son ladradores crónicos en Hollywood.

El sonido de un perro ladrando al fondo haría cada show menos agradable. Las fluctuaciones de la voz, la estrategia de decir el chiste en el momento correcto serían difíciles de manejar. Ninguna comedia sería tan chistosa, ningún romance seria tan emocionante. Ningún drama sería tan interesante. Cada minuto que el espectador pasara en frente de su pantalla estaría en pelea consigo mismo para quitar de su mente la tensión y ansiedad que son parte de la experiencia de Ladridos Crónicos. El sonido de ladridos frecuentes cambiaría la experiencia esencial de hacer y ver el show, justo como el perro de al lado cambia la naturaleza de nuestra casa y el regocijo de nuestra vida diaria en ella.

Creación de límites en el uso de tu propiedad

Una de las cosas que todos descubrimos cuando envejecemos es que las cosas "oficialmente" son diferentes, muy diferentes de la vida real.

Oficialmente todos tenemos el derecho de disfrutar "el silencio" de nuestra propiedad. Tu casa es tu castillo y al menos en teoría, tienes derecho a tener paz y tranquilidad en ese espacio. También significa que, con pocas excepciones, tu vecino no tiene derecho a hacer nada que interfiera con tu derecho a mantener tu ambiente de silencio en casa. Esa es la teoría, en la práctica todo esto no es más que un montón de basura, especialmente cuando se trata de Leyes Antiladridos, las cuales son casi imposibles de aplicar.

En los lugares donde las Leyes Anti Ladridos son impracticables, el vecino con el perro ruidoso es absuelto de toda responsabilidad. En términos reales el vecino tiene derecho a tener un perro vicioso y negarte tu derecho a tener una casa silenciosa. El vecino irresponsable es premiado con un derecho que no tiene, robándonos un derecho que el resto de nosotros se supone tenemos.

Si tu vecino aprovecha las ventajas del Catch-22 de las leyes antiladridos y tiene un perro que ladra frecuentemente, no tienes otra opción excepto dejar que el perro tome control de tu propiedad. Sin duda bajo esas circunstancias puede forzarte con ladridos a dejar de hacer lo que estés haciendo y tú no tienes forma de influenciar sus actividades, tú sigues su horario, es inútil forzarlo a seguir el tuyo.

No puedes hablar con el perro y arreglar el asunto cuando quieras tomar una siesta. Puedes acostarte y cerrar tus ojos, pero no puedes dormir a menos que el perro del vecino esté de humor para dejarte dormir. Puedes enojarte y necesitar y lugar tranquilo para calmarte, pero el perro va a determinar que si te da un espacio silencioso o no.

Puedes decidir que quieres trabajar en casa y telecomunicarte con la oficina, pero no puedes hacer una llamada de negocios importante mientras un perro ladra al fondo, tampoco puedes finalizar un trabajo cuando en cada cuarto de tu casa los ladridos suenan estridentes. El perro va a determinar si puedes o no trabajar en casa acompañado de tu familia.

No hay problema para ti cuando es tu perro el que ladra. Si los ladridos interfieren con tus planes puedes llamarlo a la casa o tomar las medidas necesarias para aquietarlo. Cuando se trata del perro vecino es una historia muy diferente. Cuando el perro del vecino llena tu casa de ruido, tú eres el que tiene que arreglar su vida alrededor de lo que su majestad el perro decida. Puede sonar extraño pero es verdad, mientras que tú controlas la vida de tu perro dentro de tu casa, el perro del vecino controla tu vida dentro de tu casa.

No puedes hacer nada dentro de tu casa que sea consistente con lo que el perro del vecino está haciendo afuera. Si ladra frecuentemente no puedes relajarte o estudiar, trabajar, concentrarte o tener una conversación íntima. El perro del vecino está a cargo, no va a ajustar el volumen de su vocalización para darte gusto, así que tienes que planear tus actividades alrededor de él.

No puedes invitar amigos a cenar, bueno, si puedes pero va a ser una cena caótica y no es lo mismo. Ciertamente puedes tener invitados y que pasen la noche en tu casa, pero el perro les hará imposible dormir. Y que Dios te ayude si tienes un enfermo en casa dominado por la tiranía de un perro ladrador.

¿Cuán valioso es poder dormir, trabajar, relajarse, concentrarse, entretenerse y recuperarse en tu propia casa cuando lo desees?, ¿Cuánto has perdido cuando un vecino irresponsable te roba tus derechos indispensables?, puedo mostrarte casas de un millón de dólares donde los ocupantes no pueden hacer ninguna de estas cosas porque el comportamiento del perro vecino se los prohíbe.

Claro que los ladridos son solo una manifestación del problema. El problema de hecho es el dueño del perro que se rehúsa a tomar control de su mascota y crea una situación en la cual el control de tu vida es transferido a su perro.

Al controlar cuanto sueño y descanso recibes, el vecino daña tu salud. Al controlar cuan tenso o relajado estás transforma tu estado psicológico. Al controlar tu habilidad de trabajo en casa impacta tu economía y tu futuro. Cuando tu vecino tiene tanta influencia en tu salud, economía y estado psicológico, domina completamente la calidad de tu vida y tus relaciones. Creo que no se reconoce cuanto daño causa la gente que deja a sus perros ladrar sin restricciones.


Ir a la sección Cuatro de este artículo

Ir al índice del artículo


Esta página es parte de la sección Daños del sitio perrosladran.net