PerrosLadran.net

Esta página es parte de la sección Daños del sitio perrosladran.net


Ir al índice de este artículo


Porqué ser expuesto a Ladridos Crónicos es tan molesto

Introducción

La gente que nunca ha sufrido una extensa exposición al ruido de ladridos encuentra difícil entender porqué es una experiencia tan molesta y debilitante. Esta sección te dice porqué lo es, iniciando con una discusión sobre las reacciones de nuestro cuerpo cuando es expuesto al ruido.

La Fisiología de la Victima molesta

Los órganos de tu cuerpo están conectados en una forma que quizá no habías descubierto. Tus ojos, corazón, pulmones, sistema digestivo y los músculos del sistema vascular (entre otros) están todos conectados a tu cerebro por células nerviosas las cuales son llamadas neuronas.

Imagina las líneas de teléfono conectadas a través de tu país entre una ciudad y otra, por ejemplo, las líneas de teléfono entre Los Ángeles y San Francisco no son líneas de cables continuos, es una red de muchos cables que están conectados con muchos otros. Cuando la señal electrónica va de ciudad a ciudad viaja de cable en cable hasta que llega a su destino. Este particular tipo de neuronas son así. Llevan impulsos eléctricos del cerebro, solo que en vez de mandar la señal de ciudad en ciudad, la mandan a los órganos del cuerpo.

Dado que el cerebro está conectado a estos órganos en particular, puede simultáneamente crear cambios en todos los órganos conectados a él en un instante, mandando impulsos eléctricos que viajan a través de la red neurológica.

Si tu cuerpo envía un impulso eléctrico a través de la red neurológica diciéndole a los órganos que trabajen más rápido, las pupilas de tus ojos se van a hacer más grandes. Tu corazón va a latir más rápido, tu respiración va a incrementar porque los pulmones trabajarán mas duro. Los músculos delicados del sistema vascular reaccionaran en tal forma que la cantidad de sangre que llega a tus manos y pies será reducida mientras que mucha más sangre será enviada a los órganos más importantes de tu cuerpo. Con la única excepción de tu sistema digestivo puesto que el mensaje enviado por el cerebro acelera todo excepto tu digestión la cual es interrumpida y se hace lenta, entre más acelerado estén tus órganos más tensión sentirás. Cuando estás molesto emocionalmente a causa de algún susto o algo que te causa una descarga de adrenalina, tu sistema nervioso acelera todo tu cuerpo automáticamente.

Si tu cerebro le envía la señal al cuerpo de calmarse, tus pupilas regresan a un tamaño normal y tu corazón y pulmones trabajan lento. Al mismo tiempo los músculos del sistema vascular envían más sangre a las manos y pies y menos a los órganos importantes. Tu sistema digestivo se acelera, por esto es que la digestión es un proceso muy agradable cuando estás relajado y no tenso.

Te sentirás más relajado entre más lento trabajen tus órganos.

El sistema nervioso autónomo y el sistema Endocrinológico

Los órganos de nuestro cuerpo que están mas allá de nuestro control conciente, como los listados arriba, junto con las células nerviosas que los conectan se llaman Sistema Nervioso Autónomo (SNA).

Nota que cuando escuchas el ladrido de un perro saltas un poco, experimentas una sensación de tensión. Esta sensación es el sistema Nervioso autónomo acelerando el proceso de trabajo de tu cuerpo. Si los ladridos continúan tus neuronas continúan enviando mensajes y te tensas aun más.

Cuando un perro ladra crea ondas de sonido. Las ondas de sonido son entidades físicas que crean una reacción física en nuestros cuerpos. No podemos verlas pero están allí y traen el sonido del ladrido a las células sensoriales de nuestros oídos, los cuales llevan el reporte al cerebro. El cerebro estimula el SNA el cual nos hace sentirnos tensos.

Las hormonas son químicos manufacturados adentro de nuestro cuerpo, bajo ciertas circunstancias esas hormonas son regadas en nuestro torrente sanguíneo por muchas de nuestras glándulas. Diferentes hormonas hacen diferentes cosas. Regulan nuestro crecimiento, metabolismo, deseo sexual y nuestra sensación de tranquilidad o agitación. Mientras que el SNA nos hace sentir estresados, nuestro sistema endocrino nos hace sentirnos ansiosos cuando estamos en proximidad de ruidos. Esto no es ninguna sorpresa. El sistema hormonal (endócrino) está regulado por una parte del cerebro muy primitiva que nos hace reaccionar inmediatamente a mensajes de desesperación o amenaza que están implícitos en la voz de un perro ruidoso. Esta es parte del porqué los ladridos hacen que la gente se vuelva loca.

Para apreciar el impacto que los ladridos crónicos tienen en el sistema endocrino y tu estado emocional debes considerar la cantidad de tiempo que le toma al cuerpo regresar a la normalidad después de un choque acústico, como el de un perro que ladra sorpresivamente. Si pasa solo una vez vas a regresar a la normalidad en cuestión de segundos. Pero con cada episodio de ladridos tu sistema nervioso va a reaccionar más rápido y cada vez le tomará un poco más de tiempo regresar a la normalidad. Si pasa con frecuencia vas a estar todavía alocado cuando el siguiente ladrido llegue, como resultado estarás tenso todo el tiempo, al punto de que nunca podrás estar relajado dentro de tu propia casa.

Alguna gente tiene un sistema nervioso que trabaja a la perfección mientras en otros trabaja lentamente. Entre mas rápido tu SNA se dispare, tu sistema endocrino saltará también y va a tomar mas tiempo regresar a la normalidad después de ser expuesto a un ruido como este.

Sombras y facilitación acústica

Como ya comentamos, los ladridos crean ondas de sonido que causan tensión y molestias a nuestro Sistema Nervioso Autónomo y nuestro sistema endocrino. Pero solamente sufres la cantidad de ondas de sonido que llegan a donde estás y el sonido puede ser bloqueado o redirigido.

Los edificios, árboles y otros detalles geográficos puede bloquear las ondas de sonido en la misma manera que un objeto puede bloquear la luz del sol y crear sombras. De esta forma también una barrera física puede prevenir que el sonido de un perro llegue hasta donde estás. Por otro lado la inclinación del terreno puede canalizar los sonidos permitiéndoles viajar grandes distancias. Eso significa que terrenos con cierta inclinación como en montañas, montes o laderas facilitaran el viaje de las ondas de sonido, algo parecido a un río o agua canalizada de un lugar a otro.

Por eso es que en tiempo de guerra la gente que está cerca a la batalla reporta que no pueden oír los sonidos, mientras que gente mucho más lejos comenta que la escuchan claramente.

Lo mismo pasa con los perros ruidosos. Por esto es que la gente que vive a dos puertas puede no saber que el perro ladra mientras que una familia tratando de descansar en su sala a dos calles se vuelven locos por el ruido.

Mentiras

  • Henry Kissinger es tan atractivo como Paris Hilton.
  • Puedo pasármela igual de bien ya sea encuerado en la Antártica o en un jacuzzi con las porristas de los Lakers tomándome una Margarita.
  • No hay mucha diferencia entre vivir en una casa tranquila o una casa ruidosa repleta de los aullidos del perro del vecino.

La naturaleza del Ruido

Cuando el Gobierno Federal intentó empujar a la secta Branch Davidians a su límite los bombardearon con sonidos, incluyendo el sonido de animales en peligro. Cuando la milicia de Estados Unidos quiso sacar a Manuel Noriega de su santuario en Panamá usaron la misma estrategia, porque saben que ese sonido crónico es tan intolerable e irritante que la gente se vuelve loca.

Los dueños de perros que ladran en exceso a menudo te van a decir que el hecho de que el sonido te molesta es porque tienes un problema psicológico muy preocupante , pero nada más lejos de la realidad. Es normal y natural que la gente se irrite y moleste cuando es expuesto a sonidos, especialmente a sonidos altos, cortos y sorpresivos.

Cuando piensas en las variedades de sufrimiento que la gente padece en prisión es increíble que lo que los hace más miserables es la exposición a altos niveles de ruido. El ruido es muy malo para la gente.

Una casa ruidosa es aun mas desesperante que el ruido en si mismo, la razón es que se supone que tu casa es tu refugio, donde vas a descansar, la guarida donde te escapas del mundo exterior. ¿Si no puedes encontrar refugio en tu propia casa, a dónde se supone que debes ir?

Un sonido no natural

Los lobos, de quienes los perros descendieron, no ladran de forma tan continua explosiva y sin descanso que tenemos que soportar en los perros modernos. En el libro Dogwatching (Crown Publishers), Desmond Morris describe el ladrido del lobo como "modesto y breve". Dice que "Los ladridos del Lobo no son escandalosos puesto que son más bien monosílabos, la mejor forma de describirlo es como un sonido "wuff" staccato, se repite por cierto numero de veces pero nunca se desarrolla en una máquina de ruido que es tan típica de su descendiente domestico". En otras palabras, los perros ladran más fuertes, por más tiempo, con mucha más frecuencia y más golpeado que el animal del que son parientes.

El ladrido persistente y explosivo del perro moderno no es una abominación de la naturaleza, es una abominación del hombre. Por alguna razón alguno de nuestros ancestros pensó a más ladridos más protección. Así que por milenios se han seleccionado las cruzas de perros para crear las dimensiones de ladridos excesivos de nuestra sociedad moderna. Puedes ver que el ladrido que escuchamos ahora no es un sonido natural. Como dice Morris, la voz del perro moderno es el resultado de "diez mil años de cruzas seleccionadas" para producir al "súper ladrador" que tenemos ahora.

La naturaleza humana

Piensa en un cuarto lleno de gente que pueden ser dominadas emocionalmente. Si una persona carismática, que siempre sabe que decir, con gran sentido del humor y personalidad entra en el cuarto va a lograr, él solo, poner a todo mundo de buen humor. Por otro lado si una persona enojada, desesperada, o una pareja peleando entran van a lograr poner a todo mundo de mal humor o deprimido. Esa es la naturaleza de la gente, somos animales sociables. Lo normal es que la gente sana tiene una tendencia fuerte a absorber el humor de aquellos alrededor de ellos.

Ahora piensa en el mensaje que el perro te envía cuando ladra. Está ladrando porque está enojado y amenaza con lastimar al que pase, o ladra porque está solo y desesperado, o ladra porque algo está mal y quiere avisar. La función de esos sonidos es agitar al escucha y forzarlo a prestar atención, es muy difícil concentrarte en algo más.

Claro que también está el sonido de un perro feliz cuando juega, pero cuando el perro de tu vecino ladra todo el día no es ese el tipo de ladrido que escuchas. El ladrido que escuchas es un ladrido de amargura, enojo, soledad y desesperación, como es naturaleza humana absorber los sentimientos de otros, sin darte cuenta eres arrastrado dentro del caos emocional del perro.

No es de extrañarse porque la mayor parte de la gente encuentra muy desagradable ser forzado a escuchar a un perro que ladra. Estoy seguro de que es aun peor para aquellos que son sensibles a la desesperación que obliga a los perros a convertirse en ladradores crónicos.

Imposición de un cambio en la Calidad de vida esencial

Piensa en todos los shows de la televisión y películas que han sido producidas. Si las sumas seguramente son un número enorme, sin embargo nunca ha habido una producción que tenga una historia sobre un perro que ladra constantemente durante toda la película. En un grado amplio las producciones teatrales son un espejo para la vida real. Incluso algunos de estos reflejan eventos de la vida diaria, pero no hay ninguna que muestre perros que ladran continuamente durante una escena. El único show de la televisión que ha tenido perros ladrando frecuentemente en las calles es COPS, esto es porque toman las cámaras y las llevan a las calles para grabar eventos tal y como ocurren.

Dado que los ladridos crónicos son un elemento común en nuestra vida, ¿no parece extraño que sean totalmente excluidos de la pantalla?, no deberían ser excluidos y hay muchas razones por las que los perros nunca son ladradores crónicos en Hollywood.

El sonido de un perro ladrando al fondo haría cada show menos agradable. Las fluctuaciones de la voz, la estrategia de decir el chiste en el momento correcto serían difíciles de manejar. Ninguna comedia sería tan chistosa, ningún romance seria tan emocionante. Ningún drama sería tan interesante. Cada minuto que el espectador pasara en frente de su pantalla estaría en pelea consigo mismo para quitar de su mente la tensión y ansiedad que son parte de la experiencia de Ladridos Crónicos. El sonido de ladridos frecuentes cambiaría la experiencia esencial de hacer y ver el show, justo como el perro de al lado cambia la naturaleza de nuestra casa y el regocijo de nuestra vida diaria en ella.

Creación de límites en el uso de tu propiedad

Una de las cosas que todos descubrimos cuando envejecemos es que las cosas "oficialmente" son diferentes, muy diferentes de la vida real.

Oficialmente todos tenemos el derecho de disfrutar "el silencio" de nuestra propiedad. Tu casa es tu castillo y al menos en teoría, tienes derecho a tener paz y tranquilidad en ese espacio. También significa que, con pocas excepciones, tu vecino no tiene derecho a hacer nada que interfiera con tu derecho a mantener tu ambiente de silencio en casa. Esa es la teoría, en la práctica todo esto no es más que un montón de basura, especialmente cuando se trata de Leyes Antiladridos, las cuales son casi imposibles de aplicar.

En los lugares donde las Leyes Anti Ladridos son impracticables, el vecino con el perro ruidoso es absuelto de toda responsabilidad. En términos reales el vecino tiene derecho a tener un perro vicioso y negarte tu derecho a tener una casa silenciosa. El vecino irresponsable es premiado con un derecho que no tiene, robándonos un derecho que el resto de nosotros se supone tenemos.

Si tu vecino aprovecha las ventajas del Catch-22 de las leyes antiladridos y tiene un perro que ladra frecuentemente, no tienes otra opción excepto dejar que el perro tome control de tu propiedad. Sin duda bajo esas circunstancias puede forzarte con ladridos a dejar de hacer lo que estés haciendo y tú no tienes forma de influenciar sus actividades, tú sigues su horario, es inútil forzarlo a seguir el tuyo.

No puedes hablar con el perro y arreglar el asunto cuando quieras tomar una siesta. Puedes acostarte y cerrar tus ojos, pero no puedes dormir a menos que el perro del vecino esté de humor para dejarte dormir. Puedes enojarte y necesitar y lugar tranquilo para calmarte, pero el perro va a determinar que si te da un espacio silencioso o no.

Puedes decidir que quieres trabajar en casa y telecomunicarte con la oficina, pero no puedes hacer una llamada de negocios importante mientras un perro ladra al fondo, tampoco puedes finalizar un trabajo cuando en cada cuarto de tu casa los ladridos suenan estridentes. El perro va a determinar si puedes o no trabajar en casa acompañado de tu familia.

No hay problema para ti cuando es tu perro el que ladra. Si los ladridos interfieren con tus planes puedes llamarlo a la casa o tomar las medidas necesarias para aquietarlo. Cuando se trata del perro vecino es una historia muy diferente. Cuando el perro del vecino llena tu casa de ruido, tú eres el que tiene que arreglar su vida alrededor de lo que su majestad el perro decida. Puede sonar extraño pero es verdad, mientras que tú controlas la vida de tu perro dentro de tu casa, el perro del vecino controla tu vida dentro de tu casa.

No puedes hacer nada dentro de tu casa que sea consistente con lo que el perro del vecino está haciendo afuera. Si ladra frecuentemente no puedes relajarte o estudiar, trabajar, concentrarte o tener una conversación íntima. El perro del vecino está a cargo, no va a ajustar el volumen de su vocalización para darte gusto, así que tienes que planear tus actividades alrededor de él.

No puedes invitar amigos a cenar, bueno, si puedes pero va a ser una cena caótica y no es lo mismo. Ciertamente puedes tener invitados y que pasen la noche en tu casa, pero el perro les hará imposible dormir. Y que Dios te ayude si tienes un enfermo en casa dominado por la tiranía de un perro ladrador.

¿Cuán valioso es poder dormir, trabajar, relajarse, concentrarse, entretenerse y recuperarse en tu propia casa cuando lo desees?, ¿Cuánto has perdido cuando un vecino irresponsable te roba tus derechos indispensables?, puedo mostrarte casas de un millón de dólares donde los ocupantes no pueden hacer ninguna de estas cosas porque el comportamiento del perro vecino se los prohíbe.

Claro que los ladridos son solo una manifestación del problema. El problema de hecho es el dueño del perro que se rehúsa a tomar control de su mascota y crea una situación en la cual el control de tu vida es transferido a su perro.

Al controlar cuanto sueño y descanso recibes, el vecino daña tu salud. Al controlar cuan tenso o relajado estás transforma tu estado psicológico. Al controlar tu habilidad de trabajo en casa impacta tu economía y tu futuro. Cuando tu vecino tiene tanta influencia en tu salud, economía y estado psicológico, domina completamente la calidad de tu vida y tus relaciones. Creo que no se reconoce cuanto daño causa la gente que deja a sus perros ladrar sin restricciones.

Sueño en el reino del vecino irresponsable

Estar cerca de un perro que ladra sin control pone tu vida de cabeza, especialmente cuando se trata de dormir. Para la mayor parte de la gente dormir es lo mejor que les pasa en su día, pero cuando tu sueño depende de un perro que ladra, las noches se convierten en un infierno. En el terreno de un perro abusivo te vas a la cama estresado y te despiertas rendido.

Puedes pasar hasta ocho horas en cama pero solo conseguirás dormir tres, vas a pasártela tirado la mayor parte de la noche mirando el reloj, observando como la vida pasa frente a tus ojos, esperando que el perro se quede callado.

Si el perro ladra tres veces te despertarás tres veces. Si la ladra diez te despertarás diez, si ladra continuamente no vas a conciliar el sueño en absoluto. Desperdiciarás horas en un solo día tratando de tomar siestas, las personas que pierden horas de sueño saben que no es la cosa más divertida del mundo. No te diviertes, no duermes, no terminas tus trabajos, no te relajas, no aprendes nada. Es tiempo que se te ha robado y que no podrás recuperar.

Es una locura cuando consideras que el dueño de ese perro podría entrenarlo en noventa minutos de esfuerzo, lo cual es una fracción de la cantidad de sueno que pierdes en una sola noche.

Si tienes un niño chiquito

Si tienes un niño chiquito que se despierta fácilmente y es difícil hacerlo dormir, y además tu vecino tiene un perro que ladra sin parar -- bueno, de plano suicídate, pobre de ti.

Trabajo y el can ruidoso

La tecnología avanza y las computadoras mejoran, es definitivo que la ciencia esta llevando a la gente a trabajar en casa. Cada año hay mas gente trabajando así, todo lo que necesitas es un teléfono, una computadora y un lugar silencioso para trabajar.

Cuando trabajas en una casa silenciosa tus pensamientos son profundos y tu concentración es sostenida. Es importante también planear tus actividades para trabajar de forma más eficiente. Sin embargo dile adiós a tu rutina el día que tu vecino decida que no tiene dinero para comprarle a su perro un collar electrónico o que está demasiado ocupado para entrenar a su amigo.

Es imposible arreglártelas para trabajar alrededor de un perro ruidoso, es tan imposible como tratar de descansar entre cada episodio de ladridos. Es imposible hacer una rutina, cuando estás trabajando y el perro ladra tomas un descanso, si ladra todo el día no trabajas nada y no haces dinero.

Relajación en la zona del ruido

No hay modo de relajarse en la zona del ruido.

Relaciones sexuales en los dominios de un perro aullador

No existente, a menos que te den ganas de hacer el amor en una perrera.

Enfermos en el área de un súper ladrador

Para la mayoría de las enfermedades la clave para recuperarse son descanso, relajación y sueño, las cuales son imposibles con un perro ruidoso en las proximidades. Para mucha gente su recuperación depende enteramente del perro del vecino.

El ruido de los ladridos puede realmente llegar a enfermarte, eso es algo que las autoridades necesitan tener en mente mientras que la población cambia, los costos de hospitalización se elevan, hay más gente enferma, más ancianos yaciendo en sus camas, demasiado enfermos para organizar al vecindario para iniciar una acción legal en contra del dueño de un perro.

La capacidad de adaptación

La adaptabilidad de una persona puede ser definida como su potencial para recuperar el equilibrio después de ser expuesta a una situación estresante. Entre más moldeable o adaptable seas te va a resultar más fácil ganar compostura después de que algo salga mal. Todos tenemos capacidad para adaptarnos a eventos estresantes con ecuanimidad pero nuestra capacidad para adaptarnos tiene sus límites. Cada cosa negativa que te lleva al suelo te hace menos resistente al estrés y te hace menos adaptable. Veamos este fenómeno en términos de la vida real y relacionados con situaciones de ladridos crónicos.

Si una persona es grosera contigo, ¿te molesta?, bueno, depende, si todo va bien y no tienes ningún problema anterior a ese, probablemente te será muy fácil mantenerte equilibrado cuando alguien te provoca. Por otro lado si alguien es grosero y no has dormido lo suficiente es probable que te enojes. Si aparte de sueno tienes hambre vas a explotar. Si tus zapatos te están lastimando los pies, el cuarto es ruidoso y hace demasiado calor, tienes sueño y hambre o tienes algún tipo de dolor, la cosa se pone aun peor y vas a entrar en un desequilibrio total si algo sale mal.

Lo que quiero decir es que algo que te lastima te hace estresarte, te distrae, te inhabilita para funcionar y te quita posibilidades de mantenerte tranquilo en las situaciones estresantes de la vida diaria. Tu capacidad de adaptación disminuye considerablemente en presencia de detalles negativos que te ocurren, no puedes luchar porque estás vencido antes de iniciar la batalla.

Cualquier déficit que tengas, en combinación con eventos estresantes van a impactar tu potencial de mantener la ecuanimidad mientras luchas con los problemas y desafíos de la vida diaria.

Quizás sufres dolor crónico, depresión, ansiedad o cualquier tipo de condición. Habrás notado que tu problema fluctúa, a veces mejora a veces empeora. Si observas cuidadosamente te darás cuenta que tus síntomas mejoran o empeoran dependiendo de tu nivel de adaptación.

Dado que tu ecuanimidad es un reflejo de tu capacidad de adaptación puedes minimizar tus síntomas y maximizar tu nivel de funcionamiento al mantener esta capacidad en niveles tan altos como te sea posible. La mejor forma de hacerlo es asegurarte de descansar bien. También remueve de tu ambiente detalles estresantes que disminuyan tu potencial para adaptarte.

Ser expuesto a ladridos excesivos disminuye tu capacidad de adaptación al interferir con tu sueño, descanso, relajación, y al mismo tiempo te estresa. Cualquier ola se va a convertir en un maremoto dado que estás predispuesto a reaccionar así. Cualquier persona que haya sido expuesta a un can molesto puede decirte que no hay situación mala que no pueda empeorar en presencia de un perro así. De hecho cualquier evento se convertirá en una experiencia traumática cuando se experimenta en las cercanías de un ladrador crónico, y así mismo cualquier evento que se deba disfrutar plenamente se disfrutará menos.


Ir al índice de este artículo


Esta página es parte de la sección Daños del sitio perrosladran.net