PerrosLadran.net

Esta página es parte de la sección Tu Perro del sitio perrosladran.net


Ir al índice de este artículo

Regresar a la sección 11 del artículo


Sección 12 de 12:
Examinación detallada del proceso de entrenamiento antiladridos para tu perro


Cuando tu perro ya ha sido castigado, olvídate de lo ocurrido

Mientras entrenes a tu perro para que no ladre necesitas responder a cada ladrido con un castigo. Después del castigo puedes continuar tu amistad con él. No te quedes enojado con tu amigo, recuerda que lo estás convirtiendo en un maestro en buena conducta y toma tiempo aprender.

No te conviertas en un amargado, al contrario, tu perro debe verte como divertido, agradable y debe saber que estar contigo es lo mejor que le puede pasar. Inmediatamente después de su falla te debes convertir por un segundo en una persona estricta, sólo por un instante y después vuelves a ser el adorado amo de tu perro. Si eres muy bueno con tu perro cuando se porta bien, se va a dar cuenta inmediatamente de cuando hizo algo mal porque te vas a poner serio. El contraste va a ser muy obvio y tu perrito lo entenderá.

Está muy bien que juegues y seas amable con tu perro después de que se portó mal y pagó su deuda, pero necesitas asegurarte de que está captando el mensaje. Si estás acariciándolo o jugando con él y de pronto ladra sin razón, le das su castigo y continúas acariciándolo.

Pero si realmente quieres que el castigo sea efectivo, lo mejor es que después de castigar te levantes y te vayas de allí. Incluso puedes negarte a jugar o interactuar con él por un minuto completo para mostrarle que lo que hizo está mal. Pero después de eso debes comprender, perdonar y olvidar, todo este ritual se inicia la siguiente vez que el perro ponga su pata en el fuego.

Por el amor de Dios, no cometas el mismo error de mi estudiante: ella le proporcionaba a su perro un pequeñísimo castigo seguido por una tonelada de amor y afecto. El resultado fue que su perro aprendió que al ladrar le caían del cielo montones de caricias y palabras de amor, por lo tanto ladraba sin cesar, y en serio que ese perro ladraba, ladraba y ladraba.

Respuesta en secuencia: Castiga o refuerza tu orden al principio

A veces lo que pensamos que es un simple mal comportamiento perruno es en realidad una cadena de respuestas que ocurren en orden secuencial. Por ejemplo, tus hijos se pelean mucho, si observas puede que te des cuenta de que tus hijos siguen cierto patrón que los lleva a arreglar el asunto a golpes:

Se ponen de acuerdo para jugar. Durante el juego el que está ganando se burla del otro. El que va perdiendo le dice alguna grosería al que va ganando. El ganador responde con groserías, gritos y cierra todo el asunto con un golpe. Y luego tienes que llegar a separarlos.

Cuando tienes una serie de respuestas que consistentemente se realizan en cadena esto se llama Respuesta en secuencia.

Puede que te des cuenta de que tu perro ladra porque las situaciones se van encadenando hasta hacerlo ladrar. Digamos que el perro oye los pasos de algún peatón en la calle. La secuencia empieza cuando el perro escucha los pasos y se pone alerta. Después gruñe casi sin sonido y camina hacia la cerca o lugar donde sabe que el peatón va a pasar. Después corre de un lado a otro a lo largo de la cerca ladrando como loco y se detiene cuando el peatón se aleja.

Es mucho más fácil corregir si lo haces al principio de la serie de eventos que ocasionan la mala conducta, o sea al principio de la respuesta en secuencia: deja que tus niños jueguen y utiliza el momento en que el hijo que está ganando se burla del otro, este es el momento adecuado para poner todo bajo control. Si dejas pasar más tiempo se va a hacer difícil corregir. Es lo mismo con tu perro, corrígelo cuando se ponga alerta para ladrarle al peatón. Puede ser que los ladridos crónicos de tu perro no sean parte de una respuesta que viene encadenada a una serie de eventos, puede que solo sea que escucha un sonido y ladra histéricamente, pero vale la pena que observes.

Repaso del entrenamiento antiladridos:

  • Cada vez que tu perro ladre sin razón, ve hacia él y castígalo. Sin excepciones.
  • Asegúrate de que el castigo que estás usando sea efectivo con tu perro.

  • Ve a castigarlo donde esté, no lo llames.

  • Ve inmediatamente después de que ladre.

  • Aplica el castigo por el tiempo que sea necesario, hasta que se convierta en un maestro de buena conducta.

  • Al castigarlo actúa como si fueras un perro dominante.

  • Sé consistente para que el perro aprenda que su mal comportamiento le trae siempre una consecuencia inevitable y automática.

  • Elimina todo lo que esté reforzando el mal comportamiento.

  • Cuando el perro este callado prémialo con tu presencia y afecto.

Tu perro va a aceptar tu derecho para decidir lo que está bien o mal en cuanto te reconozca como el miembro dominante de la relación. No va a resentir el hecho de que lo castigas por algo que él sabe que hizo mal, siempre y cuando tenga la certeza de qué es exactamente lo que va a suceder en el castigo, y de qué forma lo puede evitar la siguiente vez. Si te aseguras de esto tu perro no se va a traumar con la experiencia.

Debes definir muy bien lo que está bien y lo que está mal. Esto lo haces reforzando frecuentemente el buen comportamiento y corrigiendo sin excepciones el malo. Muy pronto no va a haber necesidad de castigar, en poco tiempo se va a portar bien de forma constante. Recuerda, tu perro definitivamente es un animal lo suficientemente inteligente para aprender. La pregunta es: ¿Eres tú lo suficientemente inteligente para enseñarle en un idioma que entienda?

Hasta este punto hemos hablado casi exclusivamente sobre como entrenar a tu perro para que no ladre. Ahora, discutamos como entrenar a un perro guardián que cuide tu propiedad inteligentemente.


Ir al índice de este artículo


Esta página es parte de la sección Tu Perro del sitio perrosladran.net