PerrosLadran.net

Esta página es parte de la sección Tu Perro del sitio perrosladran.net


Ir al índice de este artículo

Regresar a la sección 9 del artículo


Sección 10 de 12:
Examinación detallada del proceso de entrenamiento antiladridos para tu perro


Condicionamiento Clásico

Hay una película inglesa que se llama Monty Python and the Holy Grail, es una comedia loca y chistosísima. Los héroes de la película se encuentran a un grupo de malvados que chantajean a la gente común. Cuando estos fallan en cumplir con lo que se les ha pedido, los malos les dicen "Neek " En este universo paralelo, los habitantes de ese lugar no pueden escuchar la palabra " Neek". El sonido de esa palabra es intolerable y no pueden hacer nada para evitarlo.

En otra parte de este artículo mencioné a "Acero", un Pastor Alemán que ha sido mi perro favorito de toda la vida. Acero era como esa gente común de la película, la diferencia es que en vez de "Neek" la palabra que Acero no podía oír era "No". Como anteriormente dije para Acero la palabra "No" tenia dos significados. Sabía que inmediatamente después de que yo decía la palabra, iba a ser castigado o iba a recibir un premio dependiendo de lo que él hiciera después de escucharla. El segundo significado de "No" era que se había portado muy mal y sería castigado. No podía soportar escuchar "No", cuando era en tono de castigo. Se avergonzaba mucho de que le dijera esa palabra en un tono de desaprobación, sentía que había caído de mi gracia.

No le importaba que le dijera "No" si era para hacer que dejara de hacer algo. En esas circunstancias tenía la oportunidad de ganarse una recompensa, por ejemplo un muy lleno de afecto "¡Buen perro, qué listo eres!". Pero ser castigado con un "No" en un tono de voz emocional y de reproche era más de lo que Acero podía soportar. Casi se me moría de la vergüenza y la tristeza cada vez que le decía ese "No" malo.

Desde hacía tiempo habíamos llegado al punto donde su entrenamiento estaba completo, ya casi nunca lo castigaba, solo decía la palabra si se portaba mal. Y cada vez que la pronunciaba ponía la cola entre las patas, lloraba y se hacia pequeñito. Su cara era un libro abierto: se le partía el corazón cada vez que escuchaba el "No" infame. ¡Se lo tomaba muy en serio!

Eso es lo que debes buscar, llegar al punto donde un solo "no" es un castigo poderoso. Puede que te parezca cruel condicionar a un perro para que al escuchar una palabra se ponga triste, pero es necesario. Una vez que lo logres vas a poder ejercer mucho más control sobre él usando solamente tu voz. Los castigos físicos van a volverse muy limitados o nulos después de que llegues a este punto. Tú y tu perro tendrán una mucha mejor relación y van a ser más felices conviviendo juntos.

Tengo que decirles que después de Acero tuve otro perro y pensé que en vez de decirle "No" cuando se portara mal le diría "Neek". Supongo que los fans de la película Monty Python se pasaran un buen rato al saber esto, pero para ese perro no era ningún chiste. Se avergonzaba de si mismo cada vez que escuchaba la palabra.

Como decir no y hacer que te sirva de algo

Cuando escuchamos alguien decir "No" no nos molestamos, pero se vuelve molesto si la palabra esta acompañada de experiencia física estresante. Por eso, si dices "no" cada vez que le das el golpecito a tu perro, con el tiempo la palabra se va a convertir en algo molesto para él, casi tanto como el golpecito en la nariz.

Lo que nosotros experimentamos como una experiencia emocional desagradable es de hecho algo físico. La mayor parte de la gente no piensa que las emociones son físicas, pero la realidad es que van muy de la mano con el cuerpo físico. Cuando un perro (o una persona) se enoja o se entristece, el sistema nervioso cambia de tal forma que la persona siente la emoción intensamente. Para aprender más sobre esto dale click en Porqué es tan estresante estar expuesto a ladridos crónicos.

Si corres hacia tu perro, dices "No" y das el castigo en el lenguaje corporal de un perro dominante, con el tiempo vas hacer un cambio en la psicología de tu perro, el simple "no" lo va a entristecer. También puedes lograr esto si repites la palabra "no" mientras esta triste, a la larga va a asociar el sonido de la palabra con un estado físico / emocional de tristeza.

Esto es un fenómeno común que probablemente ya conoces. Si viviste en un lugar en particular donde te la pasaste mal, cada vez que regreses a ese lugar te vas a sentir mal. O probablemente asociaste una canción a una mala relación sentimental y ahora te sientes deprimido cada vez que la escuchas.

Este proceso se llama Condicionamiento clásico, algo que era neutral emocionalmente (por ejemplo "No") es acompañado de alguna experiencia física desagradable, el resultado es que con el tiempo lo que antes era neutral se ha convertido en un estímulo negativo. Las situaciones alegres o de gozo son condicionadas de la misma forma, pero platicaremos de eso mas adelante.

Cuando castigues a tu perro la única palabra que debe salir de tu boca es "No". No digas nada mas, de esa forma estableces la relación de la palabra con el castigo, con el tiempo ese será el castigo que usaras para poder controlarlo. De paso le enseñas a comprender una de las dos expresiones más importantes usadas por el hombre y que todo perro debe conocer.


Ir a la Sección 11 de este artículo

Ir al índice de este artículo


Esta página es parte de la sección Tu Perro del sitio perrosladran.net