PerrosLadran.net

Esta página es parte de la sección Tu Perro del sitio perrosladran.net


Ir al índice de este artículo

Regresar a la sección 4 del artículo


Sección 5 de 12:
Examinación detallada del proceso de entrenamiento antiladridos para tu perro


El final de Oso

Cuando la primavera llegó y el contrato con la casa se acabó, nos ofrecieron una buena casa por mucho menos dinero. Para el precioso pastor alemán y yo era la hora de separar nuestros caminos. Me partió el corazón dejarlo allí, sabiendo como serían las cosas para él cuando me fuera. La vida de Oso era un historia triste con un final triste este es casi siempre el caso Muy a menudo cuando escuchas el ladrido de un perro estás escuchando el lamento doloroso de un animal desesperado que sabe que la vida lo esta dejando atrás.

Unos meses después visité el viejo vecindario. Vi a Oso pero el no me vió. Su atención estaba concentrada en la gente que pasaba. Los miró callado por un momento, probablemente preguntándose si esa gente querría platicar con un niño como él. Y después ladró. Ladró, ladró y ladró.

El comportamiento está determinado por la situación

Hay algo que puedes aprender de la historia de Oso: el comportamiento de este perrito estaba determinado por la situación en la que vivía. Cuando las circunstancias están combinadas de una forma, el perro ladra. Si la situación es arreglada de otra forma, el perro no ladra. Cuando las circunstancias vuelven a ser las mismas del principio, el perro vuelve a su antiguo comportamiento.

Por esta razón es que es tan desesperante escuchar las excusas del dueño irresponsable: " Mi perro es un estúpido ", "No puede aprender", " No puede ser entrenado", "Es apenas un cachorro", " Está demasiado viejo", "No tiene remedio", "Es un sicótico", "Es un neurótico", "Está loco". "Ladra porque ve otros perros"," Ladra porque ve gatos". "Ve ardillas", "Ve al cartero", "Está fuera de control", " Así es como están las cosas, ni modo, aguántese", "No es mi culpa", "Óigame Don Perros ladran ¿y usted quien se cree?"

El problema con estas excusas es que son una sarta de tonterías. Si tu perro ladra es porque lo has puesto en una situación donde es mucho mejor ladrar que quedarse callado. Tu perro no es un estúpido, no está loco. Su comportamiento está justificado por la situación en la que tú lo has puesto. Es tu perro, fue tu idea ponerlo en esa situación, por lo tanto: Es tu culpa. ¡Hazte responsable!

Perro estúpido, no mereces vivir

Pelearte con alguien acerca de si su perro puede o no ser entrenado para no ladrar es ridículo, es como discutir sobre si la tierra es plana o si la luna esta hecha de queso. Esto me recuerda un refrán: " quien se excusa se acusa"

La realidad es que si hubiera un perro que fuera tan tonto para no aprender a dejar de ladrar entonces de verdad sería "demasiado estúpido para vivir". Piénsalo: si cada vez que tu perro ladrara tú salieras y le dieras un golpe de dos dedos, le rociaras agua, o le proporcionaras otro castigo y él continuara ladrando eso significaría que su cerebro no puede hacer la conexión entre su comportamiento y lo que le acaba de ocurrir.

Un perro que fuese incapaz de comprender la relación causa-efecto metería su nariz al fuego una y otra vez sin lograr hacer la conexión entre el dolor y el hecho de que puso su nariz en el fuego. Caminaría entre plantas llenas de espinas, se olvidaría de comer, correría en el sol hasta morir y se quedaría parado en la nieve hasta congelarse. Es una idea estúpida. Si tú le dispensas un castigo inmediatamente después, cada vez que ladre, él va a responder.

Es definitivo que tu perro es lo suficientemente inteligente para aprender. La pregunta es: "¿eres tú lo suficientemente listo para enseñarle? Y además, ¿estás dispuesto a aceptar que puede implicar algo de esfuerzo?

Hay dos formas de entrenamiento:

  1. Entrenamiento antiladridos, en el cual le enseñas a tu perro a no ladrar.
  2. Entrenamiento de perro guardián, en el que entrenas a tu perro a ladrar cuando es necesario.


Ir a la Sección 6 de este artículo

Ir al índice de este artículo


Esta página es parte de la sección Tu Perro del sitio perrosladran.net