PerrosLadran.net

Esta página es parte de la sección Tu Perro del sitio perrosladran.net


Cuatro alternativas a la puerta para mascotas

Introducción

No hay duda de que por todo el tiempo que la puerta ha existido, los perros de las familias se han parado afuera ladrando para que los dejen entrar. Los perros siempre han declarado su deseo de entrar de esa manera y los humanos siempre los hemos dejado entrar.

Pero ese "ladrar para entrar" que funcionaba tan bien durante la edad media a creado un desperfecto acústico en el paisaje densamente poblado del siglo XXI, y el problema se está haciendo peor.

Ha llegado el tiempo, como individuos y como sociedad, de cambiar el procedimiento de "ladrar para entrar" que nuestras especies caninas han usado por tantos siglos.

¿Qué puede uno hacer?

La pregunta naturalmente surge. Si como sociedad abandonamos el procedimiento del "ladrar para entrar", entonces ¿cómo vamos a hacer que nuestros perros entren a la casa?

Las puertas para perros are the obvious answer to the problem because they provide the dog with the opportunity to come back in at any time, which makes it unnecessary for him to bark to gain entry.

Si las puertas para perro no son tu estilo o tu seguridad es muy importante, tienes 4 alternativas.

Los 4 métodos alternativos

1) Haz que el perro se espere

Primero, puedes simplemente hacer que el perro espere hasta que alguien salga o entre, o puedes dejarlo entrar cuando pienses en ello o si estás por allí para hacerlo.

2) El Método del Reloj

Tu segunda alternativa es poner un reloj con alarma para recordarte ir a la puerta periódicamente y ver si tu perro esta listo para entrar.

3) Establecer una indicación visual

Debes considerar establecer una indicación visual la cual tu perro puede usar como señal de que quiere entrar. Claro una seña visual solo puede ser empleada si tienes al perro a la vista. Pero funciona bien si tienes una casa con ventanas donde puedes ver al perro mientras camina en el patio.

Primero, decide cual de las acciones de tu perro quieres establecer como una seña visual. Necesita ser algo que haga a menudo. Por ejemplo, quizá cuando tu perro está afuera y tú adentro él camina y mira cierta ventana. Digamos que decides establecer la mirada de tu perro a la ventana como una señal visual.

Cada vez que tu perro mire esa ventana en particular, necesitas levantarte y dejarlo entrar a la casa. Quiero decir cada vez, sin excepciones, incluso si todavía no quiere entrar. Si mira la ventana haz que entre de todos modos. Si aplicas esto, tu perro aprenderá que si quiere entrar a la casa debe mirar esa ventana en particular. También supondrá rápidamente que si no quiere meterse no debe mostrar esa indicación visual particular porque lo va a mandar directito adentro de la casa.

Claro que tu señal no necesita ser mirar a la ventana. Cualquier cosa que tu perro haga de vez en cuando puede ser establecida como la indicación de que quiere entrar a la casa.

4) El Timbre para Perros

Las cosas han cambiado. Hay más gente, más perros y más ruido producido por nuestros aparatos mecánicos, más ruido que nunca. Si nuestra calidad de vida debe ser preservada dentro del contexto de esos cambios de la tecnología y la población, entonces, como sociedad, tenemos que ajustarnos a los tiempos e inventar nuevas formas de comunicarnos con nuestros perros. Por esto es que, en este mundo que se encoge por el ruido creciente, necesitamos pensar de forma innovadora para resolver problemas. El timbre para perros puede que sea el caso.

La idea de un timbre para perros suena absurda, como las nuevas ideas siempre suenan, pero no te tomaría mucho esfuerzo probar instalar un timbre a la altura del suelo, el cual se dispararía cuando tu perro lo pise y seria muy fácil enseñarle cómo usarlo. Así podrías saber inmediatamente cuando tu perro quiere entrar y tu vecino se puede relajar o tomar una siesta sin ser perturbado.

¿Por qué ladra tu perro cuando quiere entrar?

Tu perro ladra para entrar porque en algún momento, probablemente cuando llegó a vivir contigo, él ladró y tú respondiste abriéndole la puerta para que entrara. Ese fue tu gran error. Tú empezaste todo el problema.

Cada vez que tu perro ladra debes ir y ver a qué le está ladrando. Si le está ladrando a algo a lo que le debe ladrar lo recompensas. Si ladra de manera impropia lo castigas, pero nunca respondes a un perro que ladra de forma inapropiada dejándolo entrar a la casa. Recuerda la manera más fácil de resolver un problema de ladridos es no permitirle iniciarse.

Cómo tratar con un perro que ya tiene el hábito de Ladrar para Entrar.

Si tu perro ladra para ganarse su boleto de entrada necesitas cambiar a cualquiera de las sugerencias arriba. La parte complicada no es hacer que tu perro deje de ladrar para entrar. La dificultad es hacerlo aceptar el nuevo orden de las cosas sin que se estrese innecesariamente.

Hay dos cosas que determinarán que tan rápido y que tan alegremente tu perro se ajustará a la nueva disciplina.

La primera está relacionada a cómo vas a terminar (eliminar) sus ladridos para entrar. La segunda es sobre la alternativa que elegiste para dejarlo entrar y cómo le presentas esa alternativa.

Hay dos procedimientos que puedes usar para hacer que tu perro deje sus ladridos para volver a la casa.

Puedes castigar sus ladridos, lo cual significa que después de cada ladrido le darás al perro algo que no quiere (un golpecito en la nariz). O puedes castigarlo por ladrar saliendo y llevándote algo que él quiere, por ejemplo, su hueso o su juguete favorito.

Tu otra alternativa es usar un procedimiento de extinción, esta es una técnica en la que de repente eliminas el premio que tu perro recibe por ladrar. Anteriormente su pago por ladrar ha sido eso, que lo dejes entrar rápido a la casa. Para trabajar en el procedimiento de extinción debes adoptar una política nueva y permanente en la que no se responde a su ladrido. En vez de eso lo ignoras por completo. Cuando el perro se de cuenta que ladrar ya no le gana su pase de entrada va a dejar de hacerlo. (A menos que esté ladrando por alguna otra razón.)

Calmar a tu perro con el procedimiento de la extinción será un poco menos molesto que el procedimiento del castigo. Pero obviamente sería mucho trastorno para tus vecinos, porque probablemente tu perro va a ladrar por días completos antes de que disminuya apreciablemente, incluso puede que ladre por semanas o meses antes de que pare por completo. Y por supuesto, si los ladridos de tu perro no están relacionados a su deseo de entrar a la casa este entrenamiento no va a tener ningún efecto en la frecuencia de sus ladridos. Es casi seguro que necesites usar castigos.

Punto importante: Una vez que empezaste a castigar o ignorar sus ladridos, es esencial que nunca jamás le recompenses su mala conducta permitiéndole entrar a la casa. Si algunas veces ignoras el asunto y otras lo castigas vas a terminar con un perro ansioso, mal entrenado y neurótico que está totalmente confundido sobre como se supone que se debe portar.

Para más información sobre los procedimientos del castigo y la extinción dale click a Examinación detallada del entrenamiento antiladridos.

Tu perro seguro se va a sentir desconcertado cuando de pronto está siendo castigado por algo que siempre ha hecho en el pasado y siempre le ha sido recompensado. Pero aquí hay algunas ideas para minimizar el estrés.

En gran parte depende mucho de la calidad de la alternativa que le des. Si instalas una puerta para perros para que entre y salga cuando quiera seguramente requerirás castigos mínimos para hacer que deje de ladrar.

Por otro lado si la única alternativa que tu perro tiene es sentarse en el patio, solo y sin nada que hacer por largos periodos de tiempo, va a llevarte un largo tiempo y un gran esfuerzo mantenerlo quieto.

Si usas el método del reloj para recordarte que debes dejar entrar al perro, pon la alarma para varios minutos y déjalo salir, cuando la alarma suene ofrécele la entrada. Después de que ha aprendido a tolerar cierto tiempo de espera, puedes hacerlo esperar más y más tiempo gradualmente. Tu perro aceptará mejor la nueva situación si no lo haces esperar por mucho tiempo al principio del entrenamiento.

Debes poner el reloj cada vez que sacas al perro, siempre el mismo número de minutos. Está bien si quieres aumentar gradualmente el tiempo de espera en un periodo de semanas o meses. Pero tu perro estará más dispuesto a esperar si sabe con certeza cuánto tiempo va a esperar. Por lo tanto debes hacer los periodos que lo dejas afuera exactamente iguales. Si después quieres incrementar el tiempo hazlo gradualmente.

Claro que es todo un problema instalar una puerta para perrito o usar alguno de los métodos descritos aquí. Pero piensa que es demasiado pedir que tus vecinos escuchen a tu perro ladrar como loco todos los días. Es tu perro, debe ser tu problema, no el problema de tu vecino.


Esta página es parte de la sección Tu Perro del sitio perrosladran.net